Utilizamos claves para todo sin ser conscientes de su vulnerabilidad y de la posibilidad de que puedan ser robadas. No olvides que, por ejemplo, está en juego el acceso a cuentas bancarias.